La función del Estado que da certeza respecto a los actos y hechos jurídicos que la ciudadanía realice, por su importancia, ha sido encargada a un auxiliar del Estado: el Notario Público.


Este profesional del derecho, da autenticidad a dichos actos y hechos, conforme a lo dispuesto en la Ley. Así mismo, aconseja, ilustra y resuelve consultas de sus clientes, realizando de forma conjunta los trámites administrativos, regístrales y fiscales relativos a las escrituras y actas que otorga en su protocolo.

 

"Notaría Abierta, Juzgado Cerrado", seguridad jurídica en respuesta al axioma que dice el Estado de Derecho.